viernes, noviembre 03, 2006

Agente Patógeno

Introducción

Bacillus cereus es un microorganismo gram-positivo, posee forma de bastón alargado, es aerobio facultativo y formador de esporas, pero estas no son liberadas del esporangio. Crece en condiciones de oxígeno normales. No crece por debajo de 4,4 ºC y se destruye por cocinado normal, pero las esporas al ser termoresistente puede sobrevivir. Se puede encontrar en el suelo, polvo y especias. Deposita dos toxinas en los alimentos que contamina, responsables del cuadro clínico.

En la actualidad este microorganismo junto a otros aparecen entre los tres primeros lugares de importancia como agentes etiológicos de toxiinfecciones, en aquellos países donde se estudia su presencia, como Canadá, Estados Unidos y países europeos.

Características

  • Pertenecen a la familia ‘bacillaceae.’
  • Aerobio y anaerobio facultativo.
  • Esporulado: las esporas son centrales, forma elipsoide y al formarse en el interior de la célula dan lugar al hinchamiento de esta.
  • Crecen entre los 10 – 48º C, la temperatura óptima es entre 28 – 35º C.
  • Generalmente son móviles con flagelos perítricos.
  • Poseen antígenos somáticos, flagelares y de esporas.
  • Los antígenos de las esporas son termoresistentes al igual que las propias esporas.
  • Para la germinación en el momento que se agota el medio, al final de la fase exponencial ocurre la esporulación porque son menos exigentes. La germinación de las esporas es a 30º.
  • Las esporas son moderadamente resistentes al calor. Resisten 100º durante 5-10 minutos.


¿Qué enfermedades produce?

El B. cereus puede desarrollarse en los alimentos y producir una enterotoxina o una toxina emética y causar envenenamiento alimentario. En ocasiones, estos microorganismos producen enfermedad en humanos inmunodeficientes (por ejemplo: meningitis, endocarditis, endoftalmitis, conjuntivitis o gastroenteritis aguda).

Se producen dos enfermedades diferentes a partir de dos toxinas o metabolitos bacterianos. Ambas se denominan ‘Intoxicacion alimentaria por Bacillus cereus’:

  • Tipo diarreico: con heces acuosas y el período de incubación es de 8-16 horas con dolor abdominal producida por una proteína de elevado peso molecular. Raramente se observa fiebre. El enfermo se recupera completamente a las 12-24 horas, y si la diarrea es grave, en grupos de riesgo como ancianos, niños y pacientes inmunodeprimid os puede observarse deshidratación. Los síntomas de la enferm edad diarreica son similares a los de Clostridium perfringens.

  • Tipo emético: con vómitos y náuseas producida por un péptido termoestable de bajo peso molecular. El período de incubación es corto, de 1-5 horas tras la ingesta de alimentos, con náuseas, vómitos y malestar, siendo menos frecuente la aparición de diarrea y dolores abdominales. La duración de la enfermedad es de 6-24 horas. Los síntomas son similares a los producidos por Staphylococcus aureus.

El B. cereus es causa importante de infecciones oculares, queratitis grave, endoftalmitis y panoftalmitis. Típicamente los microorganismos se introducen al ojo mediante cuerpos extraños relacionados con un traumatismo. El B. cereus también se ha relacionado con infecciones localizadas y sistémicas que incluyen endocarditis, meningitis, osteomielitis y neumonía; un dispositivo médico o el empleo de fármacos intravenosos predispone a estas infecciones.

Conjuntivitis:

Endocarditis:

Endoftalmitis:


Tratamiento

La intoxicación alimentaria por Bacillus cereus es autolimitada y no requiere tratamiento antimicrobiano, el tratamiento es sintomático y ocasionalmente es necesario rehidratación.

Diagnóstico

La presencia de del B. cereus en las heces de un paciente no es suficiente para establecer un diagnóstico de enfermedad por B. cereus, puesto que a veces las bacterias aparecen en muestras de heces normales; una concentración 1000000 o más por gramo de alimento se considera diagnóstica.

Para la confirmación de B. cereus como el agente etiológico causante del desencadenamiento de una enfermedad transmitida por los alimentos se requiere de:

  • El aislamiento de las cepas del mismo serotipo tanto del alimento sospechoso como de las heces o vómitos del paciente.
  • El aislamiento a partir de los alimentos sospechosos o de las heces y vómitos de pacientes, de un gran número de B. cereus de un mismo serotipo, que se conozcan causen enfermedades alimentarias.
  • El aislamiento de B. cereus de los alimentos sospechosos y la determinación de su enterotoxigenicidad mediante ensayos serológicos (toxina diarreica) o biológicos (toxina diarreica o emética).

El rápido tiempo de inicio de los síntomas de la forma emética de la enfermedad, además de cierta evidencia proveniente de los alimentos involucrados, son a menudo suficientes pruebas para diagnosticar este tipo de envenenamiento alimentario.

Epidemiología y Hábitat

  • Es ubicuo.
  • Se puede aislar frecuentemente de alimentos naturales e industrializados.
  • Cuando se ingiere en cantidades pequeñas no produce clínica aparente.
  • Se conoce desde 1898, donde ya se le asociaba con abscesos, bacteremias y septicemias, infecciones de ojo y oído y muchas otras infecciones que terminan en gangrena.
  • El primer informe de una intoxicación causada por este microorganismo, constituyendo ese caso el primer antecedente que permite la asociación del B. cereus con los alimentos.
  • Se obtienen noticias de niños con gastroenteritis agudas que se adjudicaron a B. cereus en Virginia, en Julio de 1993. La intoxicación se relacionó con el consumo de arroz frito en dos centros de cuidado de niños.
  • En los casos de intoxicación los alimentos pueden haber sido tratados pero si se dejan enfriar a temperatura ambiente pueden germinar las esporas, conviene enfriar con rapidez y conservar a temperatura de refrigeración.
  • En la leche es frecuente que lleguen a las ubres de las vacas y si estas no son esterilizadas antes del ordeño pueden pasar a la leche, se produce la posterior germinación de las esporas y alteran la leche lo cual puede ser detectado.
  • Alimentos que pueden estar implicados: pasteles con crema, carnes y verduras, sopas, salsas, ensaladas, arroz hervido.

Prevención

  • Evitar que se multipliquen en los alimentos.
  • Cocinar los alimentos antes de servirlos.
  • Enfriarlos rápidamente y refrigerar.
  • Control en los platos preparados.
  • Recalentar la comida uniformemente por encima de 75 ºC.
  • Cuando se hace en microondas, remover periódicamente para asegurar calentamiento homogéneo.
  • No almacenar alimentos precocinados en refrigeración excesivos periodos de tiempo.
  • El mayor riesgo es la contaminación cruzada, que ocurre cuando los productos cocidos entran en contacto con los materiales crudos o superficies contaminadas (por ejemplo tablas para picar).
  • El tipo emético está generalmente asociado con el almacenamiento inadecuado de los productos que tienen un alto contenido de almidón (el arroz, las pastas).
  • El almacenamiento apropiado (por debajo de 7°C y sólo por unos pocos días) previene el crecimiento de los microorganismos y la producción de toxinas.

Fuentes:

  • Microbiología Médica de Jawetz, Melnick y Adelberg, 17ª Edición (traducida de la 22ª edición en inglés), Editorial El Manual Moderno, Año 2002, Páginas 221-224.

Creadoras del Blog: "Bacillus cereus"
- Karla Araya P.
- Maybe Barrera C.
- Natalia Fajardo A.
- Carolina Fernandez H.

Asignatura: "Agentes vivos de enfermedades más prevalentes en Chile"